Volver a Textos

Visión

como un ángel negro
caído bajo el velo de la noche,
perdido en la búsqueda de algo
que no concibo,
un lienzo blanco ardido por el sol
empapado de vida, de sudor,
y un picor en la espalda
un alacrán tatuado
y la sombra arrojada de un cordel
que ata con luz su mano a mi boca,
el corazón esbozado en una hoja
y el rostro oculto bajo la sábana,
como si en verdad amara
la soledad y el silencio,
su profunda respiración

bajo ese paño de tela húmeda
el ser palidece
y la luz le agradece su inmovilidad,
un hombre ausente
se pregunta por el sentido del ser
y la víscera,
una telaraña de cuerda
escribe el ritmo en su pecho
para medir el tiempo en la penumbra
donde la carne y el sol acaban
atrapados eternamente en la sombra,
sumergidos en el espejo del ojo
como el burbujeante calor bullicioso
de una fuente termal

la transparencia del ser en su extensión
la incertidumbre de su presencia
el sonido de su palabra abierta en el tiempo,
su articulación,
depositándose sobre la página
como baba macilenta,
como tinta caducada que no sabe
guardar la forma,
como si no hubiera dirección
más allá del delirio

este es el nombre y su circunstancia,
    esta es la visión

a propósito de esta imagen de la película Remando al viento, de Gonzalo Suárez.