Volver a Textos

Flores de lodazal

—Lorca Pasolini—

el cuerpo del poeta
aplastado contra la tierra anónima
como la tinta espesa contra el papel
el neumático grabado sobre la piel
la bala clavándose a traición
el corazón que explota por su peso
flores del lodazal y versos

junto a un campo de fútbol y un camino
crecieron las palabras
en los renglones coloridos de tu camiseta
en la espalda blanca de tu traje blanco
como escupitajos de un guardia civil en celo
o el semen negro de un demócrata-cristiano

ah, qué hermosa la democracia burguesa
que perdona tus pecados, poeta,
que te nombra polideportivo,
colegio o premio literario
aunque seas comunista y maricón
—te editará planeta—

ah, qué hermosas españa e italia,
patrias del fascismo cotidiano,
aseado y representativo,
de la familia y su húmedo mercado,
corrales de la cobardía y la religión,
de la ignorancia y la consanguinidad

cunas de poetas
fosas contra su boca amarga
memoria de la palabra sepultada
que un día celebró la vida
las canciones, el amor y la muerte,
apocalipsis de unas mentes
sedientas de hablar
en la inanidad
—acentúense las sílabas—
de este mundo

cuerpos de poeta
barro en la frente
marginal
dios moribundo en los arrabales
cuerpos angelicales ausentes
versos y flores
de lodazal