Volver a Textos

podría quemar tu libro

podría quemar tu libro
lentamente como se quema un bosque
hermano,
y acercar la cara para cegar mis ojos
y quemar mis pestañas de paja,
no habría lágrimas que lo apagaran
porque todo sería nada
porque arder es la vida
sol cotidiano que funde en la noche

podría quemar tu libro
y sería como quemarme yo mismo,
como dispararme en el espejo
o tatuarme tu nombre en la frente,
yo que no soy nada
y en esa doble negación vivo
atrapado en la palabra absurda de la vida
perdido en el bosque de sus páginas
mientras arden elementos sintácticos
pensamientos y flores

soy un jabalí que duerme en el rastrojo
ciego de humo de esa última tarde,
soy nada abocada a ser menos
cuando tus palabras tocan mis ojos
y un segundo antes de arder
caen las ramas bajo el peso de la nieve

podría quemar tu libro
pero ya arde solo
como el alma de un dios sin cabeza
rodeada de papel,
la sangre me susurra cauces