Volver a Textos

Excéntrica pasión

—lamento del ojo cautivo—

excéntrica pasión
la del ojo condenado a su celda
a su ventana, a su marco, a su cueva
al movimiento relativo, ficcional
sobre la dermis de la carne

el ojo querría revolcar su esfera
libre de su cóndilo
y ser bola china en tu cuerpo abierto
el ojo querría ser chupado por tu sexo
y como una mano incrédula
arañar la faz de dios

el ojo querría vivir sin distancia ni lágrima ese calor
pero el ojo es tiempo
apenas llamarada o corona
la mirada la luz del sol
que calienta la piel después con su mano

el ojo es la rótula de la mirada
el ojo es la articulación del deseo
ceguera de la mano y su bastón
y la baba de su boca cayendo
y el ojo vuelto al revés mirando al interior
una noche de luna llena

ojo divino del deseo cautivo
que amanece con el día en un patio de dos por dos
tu filosofía es la mirada, sin tiempo
encerrada en el asilo de Charenton
oh lamento, ojo preso y poema

la mano sin cuerpo que todo lo anhela
emerge de tu lodo amarillo
del poema que se arrastra húmedo
en un páramo donde nada significa nada
el viento atraviesa la mirada
y seca el ojo en un vidrio
en la sombra de un ardor