Volver a Textos

la inocencia de mañana

—9 de enero de 2021—

viendo el asombro infantil de todos
ante la brutal pureza de la nevada,
pienso qué lugar hay bajo este día blanco
para el mal que todo lo embarra
y pienso porqué ayer, o bien mañana,
no tienen esta corona de luz lavada
que ponen nuestros ojos cansados
opacos por la monotonía diaria
de una vida que vivimos administrada,
esos pobres días sin lustre, sin milagro,
esos pobres días que somos todos,
son el culmen de la epifanía blanca
de una inocencia que desborda el cuerpo
sucio de trabajo, compromiso y teatro
esos pobres días deberían ser dios y nada,
quería decir esto antes que no me dejen
las lágrimas