Volver a galería

Se perdió la voz

SE PERDIÓ LA VOZ

se perdió la voz
al salir del bosque
como fuego fatuo hablado por el cadáver
una representación de su alma
un círculo de humo
que se aleja despreocupado por el camino
el semblante puro del inconsciente

balbuceaba en el silencio
pulsante
como una estrella que nadie podía oír
o el hielo
que se expresa quemando los dedos
y cruje para desperezarse;
con los animales compartía el cielo
infinito del aire
y en el aire se regocijaba
como el cerdo en el lodazal

perdió en el nombre del autor
todo lo que ganó en el sexo de su amante
y en las patas de un caballo
tuvo un tiempo la voz su patria
y con él viajó hasta el borde del aliento

ladraba, esputaba, gemía,
todo en su boca era canción
igual que estas palabras son
la fotografía de un muerto que anda

se perdió la voz al nombrarla
como aquel fuego fatuo gaseoso
que en la noche se enredó
y ya nunca fue más nada que nada;
voló hasta quemar sus alas