ACOPLAMIENTO: El tiempo es el proceso

 

Esta obra esta realizada a partir de un acople generado con un amplificador de guitarra y un micrófono. Posteriormente traté el archivo resultante en Cool Edit Pro para darle densidad como sonido acabado y presencia espacial. Utilicé este archivo como base para, mediante su multiplicación, cambio de tono y longitud en Acid Pro, completar una paleta dinámica suficiente para el desarrollo del instrumento que es la única base de la composición.

Para mí hay un perfecta compenetración entre la primera manipulación del acople y su posterior multiplicación en un instrumento. Digo esto porque el suelo sobre el que se asienta esta obra, y otras muchas mías, es el holísmo, es decir, la relación especular, funcional y orgánica entre ese todo y esa parte que es su gérmen condensado.

Este material se despliega en un proceso compositivo pegado al tiempo, cuyo paso llega a ser imperceptible, hundiendo sus huellas en el sonido y abatiendo cualquier tipo de resistencia. Casi diría que el tiempo compone tanto como yo, o que, como mínimo, él es el proceso.

Un arte hecho por el hombre es el arte del hombre y como tal, su creación será siempre pluridimensional, polisémica y abierta al cambio, la interpretación y al abandono. En esa inestabilidad maravillosa solo permanece el tiempo.